Fotos de carnaval de cadiz

Date: 18.10.2018, 23:36 / Views: 64252


Descripción

En el extremo más meridional de Europa, al oeste de la provincia de Cádiz, bañada por las aguas del Atlántico y envuelta en una luz incomparable, se enclava la milenaria Bahía de Cádiz. Posee un clima privilegiado, con una temperatura media anual de 18 ºC y más de 3.000 horas de luz solar anuales. CÁDIZ, SAN FERNANDO, CHICLANA DE LA FRONTERA, PUERTO REAL Y EL PUERTO DE SANTA MARÍA se abren al mar mostrando sus playas y acantilados; y ya tierra  adentro, pero aún oliendo a mar, surge JEREZ DE LA FRONTERA, rodeada de extensos viñedos.

El aeropuerto de Jerez y el puerto de Cádiz, ambos internacionales, además de una moderna red vial y ferroviaria garantizan las buenas comunicaciones de la provincia con el resto del mundo. Sus 45 km. de playas, más de 220.000 hectáreas de espacios naturales protegidos (destacando el Parque Natural Bahía de Cádiz), su historia y riqueza cultural, su gastronomía, sus fiestas y tradiciones (con el flamenco a la cabeza) y la representativa trilogía caballo-toro-vino convierten  a esta tierra en un destino turístico consolidado.

Ver online

Puerta de Culturas

Su estratégica situación como puente entre Europa y África y paso obligado entre el Mediterráneo y el Atlántico es,  posiblemente, la razón del antiquísimo poblamiento de esta tierra, que se remonta 10.000 años atrás como atestiguan los yacimientos arqueológicos de El Aculadero en El Puerto de Santa María y Mesas de Asta en Jerez. Los comerciantes tartesios y fenicios desembarcaron en la zona hace 3.000 años, marcando un antes y un después en su dilatada historia. La cultura fenicia fundará Gadir (1.100 a.C.) convirtiéndola en la ciudad más antigua de Occidente y legará vestigios como los hallados en el Yacimiento del Castillo de Doña Blanca (El Puerto de Santa María) uno de los más importantes de este pueblo en la Península o los sarcófagos fenicios que se exponen en el Museo de Cádiz.

Cartagineses y romanos convertirán Cádiz en el escenario de sus luchas, resultando vencedor el Imperio que iniciará una rápida romanización de la zona seguida de una época de esplendor. Tras la etapa visigoda, son los musulmanes quienes se hacen con el control del territorio en el 711, un dominio que mantendrán hasta mediados del s.XIII, cuando Alfonso X lo conquista y anexiona al Reino de Castilla. Los cristianos dejarán constancia de su victoria erigiendo, según los nuevos  estilos artísticos numerosos templos, conventos y monasterios.

Cádiz y El Puerto de Santa María van a jugar un importante papel en la aventura americana de Cristóbal Colón, tanto en el descubrimiento como en las posteriores relaciones mercantiles con el Nuevo Mundo. La Bahía de Cádiz relevaría a Sevilla como Puerto de Indias, convirtiéndose en objetivo de los saqueos de piratas turcos, ingleses y portugueses. Es entonces cuando se construyen fortificaciones para la defensa de la costa, entre ellas las murallas de Cádiz. Este auge económico de los s. XVII y XVIII trajo consigo la construcción de las mejores muestras de arquitectura religiosa de la comarca (Catedral de Cádiz, Catedral y Cartuja de Jerez), además de numerosos palacios y casas señoriales.

La Bahía tuvo un importante papel en la resistencia contra los franceses, llevando a cabo una lucha de guerrillas que  desconcertaba al ejército galo. Cádiz y San Fernando destacaron por la heroicidad de su resistencia. Tras ser expulsados los invasores, en las Cortes de Cádiz, que se celebraron en 1812 nació la primera Constitución Española llamada “La Pepa” por el 19 de marzo, día de San José.

Costa de la Luz

Uno de los mayores atractivos turísticos de la Bahía de Cádiz son sus 45 km. de playas de dorada arena y aguas cristalinas, situadas entre las mejores de toda Andalucía. La bondad del clima permite disfrutar del baño y del sol hasta  fechas muy avanzadas (a veces hasta octubre y noviembre), pudiendo practicar actividades acuáticas como la pesca, el submarinismo, la vela y el windsurf. Las playas se caracterizan además por su diversidad (desde parajes vírgenes hasta turísticos núcleos) y la calidad de sus servicios e infraestructuras. De hecho, todos los años la Bahía de Cádiz ve premiado su esfuerzo con el galardón de Bandera Azul otorgado por la Comunidad Europea.

Los amantes de la naturaleza y la tranquilidad pueden optar por calas o playas recónditas y solitarias, alejadas de los  núcleos turísticos, como la de Levante (Parque Natural de la Bahía de Cádiz) en El Puerto de Santa María y El Castillo y Camposoto en San Fernando. Quienes opten por disfrutar de la playa en compañía de la familia sin renunciar a las comodidades de los grandes núcleos turísticos, tienen en la comarca una amplia oferta para elegir. En El Puerto de Santa María se dan cita las ambientadas playas de Valdelagrana, la Muralla y la Puntilla. En la capital gaditana sobresalen la playa de La Victoria (su arenal por excelencia) con un Paseo Marítimo muy animado y la de La Caleta, en pleno casco
urbano.

Otras playas más tranquilas pero igualmente dotadas de servicios son La Calita y Fuentebravía en El Puerto de Santa María o Santa María del Mar en Cádiz. Chiclana de la Frontera, que ha experimentado un espectacular desarrollo en las últimas décadas, puede presumir de poseer paradisíacas playas enmarcadas entre pinares y acantilados (El Puerco y Punta de Piedra) además de arenales como La Barrosa dotados de los mejores equipamientos. La Urbanización del Novo de Sancti Petri, rodeada de campos de golf y lujosos complejos hoteleros y deportivos, goza de un gran ambiente y animación  especialmente en verano.

Naturaleza viva

La Bahía de Cádiz posee más de 220.000 hectáreas de parque, reservas y parajes naturales, siendo una de las zonas con
mayor proporción de territorio medioambiental protegido de todo el país.

La convivencia de ecosistemas heterogéneos, como acantilados, playas, dunas, lagunas La Bahía de Cádiz posee más de 220.000 hectáreas de parque, reservas y parajes naturales, siendo una de las zonas con mayor proporción de territorio medioambiental protegido de todo el país.

El espacio más importante es el Parque Natural de la Bahía de Cádiz, con una extensión de 10.000 ha. y situado sobre un gran estuario marino. Su localización geográfica, entre el Parque Nacional de Doñana y el estrecho de Gibraltar, lo convierten en enclave de especial relevancia en las rutas migratorias de multitud de aves entre el continente europeo y el africano.

Zona de contacto entre medios marinos y terrestres y gracias a la fácil circulación de las aguas (que fluyen de ríos como el de San Pedro y de caños como los del Trocadero, o de Sancti Petri), con buena iluminación y abundantes nutrientes, se establece una gran diversidad de especies entre moluscos, crustáceos, peces y aves acuáticas.

Aún se conservan reducidos enclaves de marismas naturales casi intactas: Marismas de los Toruños (El Puerto de Santa María), las Marismas de Sancti Petri y las situadas en la Isla del Trocadero (Puerto Real). La masa forestal del parque, cuya especie dominante es el pino y el sotobosque de retama y lentisco, coscoja y sabina, se halla distribuida entre La Algaida en Puerto Real, los rodales de los Toruños y el Coto de la Isleta en el Puerto de Santa María. Este es el hábitat de  numerosas especies de aves acuáticas, reptiles como los protegidos camaleones y pequeños mamíferos.

Las reservas naturales de los Complejos Endorreicos de El Puerto de Santa María, Puerto Real y Chiclana tienen un gran valor ecológico para la conservación de aves autóctonas, algunas de ellas en peligro de extinción. La Laguna de Medina (también en área de Reserva Natural) es la de mayor extensión de la provincia de Cádiz y la segunda mayor de Andalucía. Próxima a Jerez, constituye un enclave de reconocida importancia internacional para la avifauna acuática (malvasía, focha  cornuda y cerceta pardilla).

Turismo activo

El litoral de la Bahía de Cádiz ofrece a los aficionados a los deportes náuticos todo un mar de posibilidades durante todo el año gracias a la bonanza de su clima. Una oferta que se complementa con servicios e infraestructuras de primer orden. La limpieza de sus aguas y la riqueza del fondo marino son un importante reclamo para los amantes del submarinismo, especialmente atractivo en las playas de La Caleta en Cádiz (con restos de cañones y cerámica del s. XVIII), La Calita y Fuentebravía en El Puerto de Santa María y Sancti-Petri en Chiclana de la Frontera. Las tablas de windsurf, surf o kitesurf surcan las olas de su costa, dada la idoneidad de los vientos de levante y poniente. Lugares de encuentro de estos deportistas son Chiclana de la Frontera, la playa de Santa María del Mar (Cádiz) donde se llevan a cabo muchas  competiciones de surf y Cortadura también en Cádiz, donde se reúnen aquellos que se decantan por el kitesurf.

La vela goza de gran protagonismo en la Bahía de Cádiz como demuestran las numerosas competiciones que en ella se celebran. Las más prestigiosas son la Semana Náutica Internacional puntuable para el Campeonato de España y la Regata Juan de la Cosa, ambas en El Puerto de Santa María. En 2000 la capital gaditana acogió la prestigiosa Regata de Grandes Veleros Tall Ships.

El cicloturismo por los caminos forestales que se hallan en el interior del Parque Natural Bahía de Cádiz o bien siguiendo algunas de las rutas establecidas es una sana manera de practicar deporte y de conocer los paisajes y los municipios de la
comarca. Y para los amantes del riesgo, nada mejor que deslizarse por los cielos con un parapente mientras se disfruta de una vista privilegiada y espectacular de la Bahía de Cádiz y sus playas.

Golf

El magnífico clima gaditano se hace de nuevo cómplice para promover la práctica del golf en el entorno de la Bahía de Cádiz durante todo el año. Este deporte ha experimentado en los últimos tiempos un auge que se ha materializado en una espectacular eclosión de campos de golf de alto nivel. Especial relevancia ha cobrado, en este sentido, el municipio de Chiclana de la Frontera y su lujosa urbanización del Novo de Sancti Petri, que se ha convertido en todo un paraíso para estos aficionados. Las poblaciones de Jerez, El Puerto de Santa María y Puerto Real acoge también modernos campos que harán las delicias de los golfistas

Puertos deportivos

El litoral de la Bahía de Cádiz ofrece a los amantes de la navegación una impresionante infraestructura. Sus puertos deportivos (Sancti Petri, el Puerto América en Cádiz y Puerto Sherry en El Puerto de Santa María) unen la excelente climatología a su emplazamiento cercano al Estrecho de Gibraltar, en la confluencia del Mediterráneo y el Océano Atlántico, permitiendo a las embarcaciones navegar o atracar durante todo el año. Clubs náuticos y puertos de gran tradición se mezclan con otros de más reciente factura, aunque todos se caracterizan por presentar modernas instalaciones y toda clase de servicios, desde alojamientos hasta ocio. Desde cualquiera de los puertos de la comarca se puede recorrer la Bahía, ya que la distancia que los une es escasa y permite disfrutar de paseos a motor o a vela, gozando de magníficas vistas

Cultura y Flamenco

Cultura, flamenco y tradiciones conforman en la Bahía de Cádiz una trilogía íntimamente ligada. Tierra de escritores de la talla de Rafael Alberti (El Puerto de Santa María) y José Manuel Caballero Bonald (Jerez de la Frontera), músicos -Manuel de Falla (Cádiz)- y grandes figuras del flamenco como Camarón de la Isla (San Fernando), José Mercé y Lola Flores (ambos de Jerez), no resulta por tanto extraño que posea un calendario cultural plagado de prestigiosas citas. Entre los escenarios de mayor tradición se encuentran los teatros Falla de Cádiz y Villamarta de Jerez. Especial relevancia tienen el  Festival de Teatro de Comedias (El Puerto de Santa María), organizado en verano por la fundación Pedro Muñoz Seca y el  Festival Alcances Muestra Cinematográfica del

Atlántico que se desarrolla en la capital gaditana. Con 37 años a sus espaldas (en septiembre de 2006), este último es uno de los eventos culturales más antiguos de Andalucía y en el marco de la difusión cinematográfica ocupa el cuarto puesto tras los festivales de San Sebastián, Valladolid y Gijón. El flamenco ocupa por méritos propios un lugar de excepción en la vida cultural de La Bahía. Peteneras, tanguillos, alegrías y bulerías se elevan a la categoría de arte en San Fernando, Cádiz, Puerto Real, El Puerto de Santa María y Jerez de la Frontera, acogiendo esta última el Centro Andaluz de Arte Flamenco y la Cátedra de Flamencología. El buen aficionado al arte jondo disfrutará en la comarca como en ninguna otra parte de la que es considerada la máxima expresión artística del pueblo andaluz; y lo podrá hacer en sus ferias, festivales como el prestigioso Festival de Flamenco de Jerez (que se celebra a principios de año) y la Fiesta de la Bulería también en Jerez o celebraciones como la Semana Santa y la Navidad o en sus tablaos y peñas flamencas que lo inundan todo con su son, su ritmo y su compás.

En toda una tradición se ha convertido la celebración del Carnaval en La Bahía, el más popular de España. En Cádiz capital, donde está declarado de Interés Turístico Internacional, se desarrollaron hace siglos las primeras manifestaciones
carnavalescas. Las visitas comerciales de ciudadanos de Génova, Venecia o Francia que traían consigo máscaras y disfraces para acudir a los bailes se sumaban a los sones de guajiras, habaneras y guarachas procedentes de Cuba que  interpretaban las tripulaciones por las calles de Cádiz, dando origen a lo que hoy conocemos como carnaval. Las primeras agrupaciones y comparsas datan de 1850 y, tras varios años de prohibiciones, en 1977 se recuperó la fiesta tal y como hoy  lo conocemos, con su ironía, su alegría y su chispa.

Arquitectura popular

Las ciudades de la Bahía de Cádiz pueden presumir, cada una de ellas, de poseer una fisonomía con carácter propio.
El carácter cosmopolita de la capital gaditana que la ha marcado siempre y su mirada dirigida eternamente a ultramar le ha dado una personalidad urbanística muy peculiar. Sus calles estrechas y sus casas de vecinos, tan peculiares y tan gaditanas, son resultado de esa lucha con el océano que le ha impedido su expansión territorial. Sus baluartes y el conjunto urbanístico que alberga recuerdan la arquitectura colonial. Cádiz y la Habana, tan distanciadas y a la vez tan unidas. La importancia de la industria del vino ha dotado a poblaciones de Jerez de la Frontera, de la impronta especial que le otorgan las bodegas, las “catedrales del vino”. Con la posterior llegada de bodegueros británicos y franceses la ciudad adquiere un aire señorial, que se refleja en sus palacios y casas.

Algo similar le ocurre a El Puerto de Santa María con su gran tradición bodeguera que se traduce en lujosos edificios y castizas bodegas. La ciudad cobró gran relevancia en los ss. XVI y XVII como base de las Galeras Reales y sede de la Capitanía General de la Mar Océana, siendo elegida como residencia por muchos ricos comerciantes. La tradicional  dedicación a la pesca de bajura y al marisqueo en la Bahía, ha dotado a localidades como Chiclana, San Fernando o
Puerto Real de un especial sabor y encanto marinero.

En la Campiña, las labores a las que se ha dedicado desde antiguo el hombre, también acercan al visitante a la arquitectura popular de la comarca. En la zona de las marismas su paisaje se ameniza con construcciones tan típicas como las casas salineras y los molinos de marea, que utilizan el flujo y reflujo de las mareas para su funcionamiento. Los viñedos rompen su monotonía ondulada con los típicos cortijos de la zona, encalados y señoriales, rodeados de las humildes casas de labor que jalonan los campos.

El Caballo y el Toro

La Bahía de Cádiz es una de las zonas de Andalucía donde la tradición ecuestre se ha conservado y se manifiesta con mayor fuerza. Aunque ya en tiempos de los tartesios (hace 3.000 años) se hace referencia a este soberbio animal, sería el establecimiento en el s. XV del Monasterio Cartujo en Jerez de la Frontera lo que marcaría todo un hito en la historia del caballo gaditano. Los monjes se dedicaban a la cría de ganado caballar con magníficos sementales que llevaban a pastar  hace siglos a la dehesa del Alto Cielo y como resultado de esta selección surgió la famosa Raza Cartujana. La Yeguada de la Cartuja – Hierro del Bocado, situada en un paraje emblemático, en la Dehesa de la Fuente y muy cercana al Monasterio de la Cartuja, es la mayor y más importante reserva de caballos cartujanos del mundo.

Jerez de la Frontera podría erigirse como capital española del caballo debido a las numerosas ganaderías y yeguadas que se afanan en la crianza y selección equina, así como los diversas expresiones festivas que tienen al caballo como  protagonista absoluto: la Feria del Caballo, declarada Fiesta de Interés Turístico Internacional, y la gran parada ecuestre y el Concurso Internacional de Saltos Hípicos Ancades, con motivo de las Fiestas de Otoño. Su tradición ecuestre y su experiencia en la organización de todo tipo de eventos ecuestres la llevaron a ser elegida para los Juegos Ecuestres Mundiales de 2002.

Otra forma de que el visitante se acerque al mundo del caballo es contemplándolo en su medio natural o participando en las exhibiciones de tientas o picaderos que se llevan a cabo en numerosos cortijos y fincas de la Bahía. Desde siempre, el toro ha tenido en la comarca una significación especial y profunda.

En la Campiña se suceden las dehesas, donde pastan libremente los bellos ejemplares de toros de lidia de afamadas ganaderías. Su presencia en las fiestas más representativas, sobre todo en las ferias, está garantizada. Entre los cosos taurinos más relevantes, tanto por su arquitectura como por su tradición y abolengo tenemos el de El Puerto de Santa María, donde se celebra la afamada Feria Taurina en verano; o el de Jerez de la Frontera, con una importante programación en la Feria del Caballo.

El sabor de la Bahía

La materia prima de la cocina de la Bahía de Cádiz es inigualable. Los pescados y mariscos de la Costa se combinan con las frutas y hortalizas de la Campiña; sin olvidar las carnes de caza, las carnes de retinto, los quesos, las chacinas, el aceite de la sierra cercana y, por supuesto, sus famosos caldos. Unos ingredientes que poseen una calidad reconocida, de la que dan fe las Denominaciones de Origen con las que cuenta la comarca: Brandy de Jerez, Jerez- Xeres-Sherry y el  Vinagre de Jerez. La industria vinatera en Jerez de la Frontera sigue siendo su principal fuente de riqueza gracias a su excepcional situación geográfica, su proximidad al atlántico, los suelos calizos -“tierras de albariza”- donde crecen las  viñas, unido a la variedad de uva “Palomino” y a la cuidada crianza de los mostos en las bodegas, verdaderas catedrales donde los vinos nacen y envejecen en silencio.

Actualmente se pueden visitar bodegas en Jerez (González & Byass, Pedro Domecq, Williams & Humbert, Sánchez Romate...) y El Puerto de Santa María. Con recetas de muy antigua tradición y técnicas heredadas de culturas como la fenicia (salazones) y musulmana, los cocineros de La Bahía elaboran platos tan sabrosos como el cocido gaditano, la berza jerezana, la cola de toro, los alcauciles con chícharos, patatas con bacalao, tagarninas esparragás y la ropa vieja.

La abundante pesca de la Bahía hacen de ella un enclave ideal para degustar exquisitos guisos y arroces marineros, así como su tradicional “pescaíto” frito. La popular zona de la Ribera del Marisco en El Puerto de Santa María no dejará indiferentes ni a los mejores gourmets. La repostería de raíces andalusíes tiene uno de sus máximos exponente en la dulcería conventual. El tocino de cielo, el mazapán o el turrón de Cádiz, son algunas de sus especialidades.

Información general

Web: www.bahiadecadiz.es



Related news


Fotos de mapaches graciosos
Amanda todd autopsia fotos
Tipos de piercing en el labio fotos
Fotos de un embarazo de 4 semanas
Fotos de glamour retratos
Fotos de toros peleando
Fotos hot de jesica cirio
Fotos de giron ecuador
Back to Top